¡Yo nunca voy a hacer eso!

-¿Cómo es posible?, ¡Ella que se veía tan fiel, bien consagrada a Dios! ¡¿Cómo ha podido caer en FORNICACIÓN?! ¿Habrá sido una falsa cristiana?

La señorita que me decía estas palabras era firme y demostraba mucha convicción.

– Yo nunca me voy a enamorar – continuó – y si es que algún día me enamoro, ¡Jamás voy a tener relaciones sexuales antes de casarme! Voy a ser muy fiel a Dios, lo único que quiero es servirle. ¡Pobre del hombre que me quiera hacer algo!

Pasaron los meses y ella se enamoró, luego de casi un año la noticia llegó a mis oídos y una vez más como tantas me entristecí al enterarme que una pareja más de jóvenes cristianos habían vuelto a caer: ambos cayeron en FORNICACIÓN. Ella que tanto criticó a la señorita. que la había precedido en lo mismo, ella que tanto había dicho que nunca iba a cometer tal pecado y que iba a permanecer fiel a Dios y fiel hasta el matrimonio.

¿Por qué cayó? – te preguntarás. La respuesta es clara y sencilla, pero muchos jóvenes aún no la quieren aceptar, porque la consideran extremista y fanática: LAS CARICIAS sensuales.

En los años que vengo caminando con Jesucristo, son muchas ¡MUCHAS!, las veces que he visto y he escuchado que parejas de jóvenes cristianos han desobedecido a Dios en el área de su vida sexual. De pronto, sin avisar y con gran apuro se presentan parejas cuyo plazo para casarse no pasa de un mes. El motivo: la FORNICACIÓN.

¿Piensas que una pareja que conoce la palabra de Dios fornica premeditadamente?, ¿Le dirá el joven a la señorita: Dame la “prueba de tu amor”? ¡NO! Las parejas cristianas tratan de llegar puros al matrimonio. Entonces ¿porqué caen? Otra vez lo repito: ¡Por las CARICIAS!

Si crees que las caricias no son malas y que puedes tocar o dejarte tocar en partes íntimas de tu cuerpo sin llegar al acto sexual, y que puedes besar apasionadamente, como también estar en lugares oscuros y solitarios a solas con tu pareja porque esto no es pecado; entonces déjame decirte algo: Estás en la lista de espera de los próximos FORNICARIOS; solo es cuestión de tiempo. La Biblia declara con razón y firmeza: “¿Tomará el hombre fuego en su seno sin que sus vestidos ardan? ¿andará el hombre sobre brazas sin que sus pies se quemen?” (Proverbios 6:27,28). Esto significa que el que con fuego juega, se QUEMA.

¿Por qué crees que José, hijo de Jacob huyó de la esposa de Potifar? (Génesis 39:12). Porque con fuego no se juega ya que terminas ¡Quemándote! José no huyó por falta de hombría. Quizás dirás: “Que gran bendición se perdió José, ojalá hubiese estado en su lugar”. Pero a él no le importó los insultos, ni perdió ninguna bendición porque él amaba a Dios.

Cuando digas “Yo nunca voy a caer” entonces caerás ¿Por qué? Porque nuestra fuerza para vencer no está en nosotros sino en Cristo. Si confías en tu “YO”, la Biblia dice: “Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu” (Proverbios 16:18). Por lo tanto, no es bueno condenar a los que han fornicado y criticarlos porque tu orgullo hará que caigas.

Hay muchos jóvenes con muchos proyectos y metas en Cristo, pero todo esto puede fracasar por causa de la fornicación. En cuanto a las consecuencias del pecado sexual la Biblia dice: “Heridas y vergüenza hallará, y su afrenta nunca será borrada” (Proverbios 6:33) ¡Pidamos siempre al Señor que nos fortalezca para permanecer puros!

 

Los jóvenes de Cristo debemos demostrar que somos diferentes, que amamos al Señor quien dio todo, hasta su vida por amor a nosotros. Nuestra relación con nuestra pareja debe ser pura ¡Y esto no es fanatismo! Un joven cristiano NORMAL, se cuidará de no estar a solas y en situaciones embarazosas con su pareja. Nosotros sabemos que la pureza en el enamoramiento no es una doctrina más de algunas iglesias que consideramos extremistas, sino que es el mandamiento de Dios para aquellos que le amamos de corazón y le servimos no tan solo de palabras.

Recuerda siempre estas palabras querido joven y señorita que tienen su enamorado en Cristo: “CONSERVENCE PUROS”, “EVITEN ESTAR EN LUGARES OSCUROS”, “EVITEN ESTAR A SOLAS”.

Que Dios nos dé fuerzas y que predomine su amor sobre nosotros.

  1. QUE LOS PASTORES NOS PROHIBEN MUCHAS COSAS A LOS JÓVENES, PORQUE ELLOS YA SON CASADOS.- Esto equivale a decir: “Los casados hablan nomás porque no tienen tentaciones, pero si fueran solteros estarían igual que nosotros”. Sin embargo, Dios nos da su mandamiento a los jóvenes que somos solteros: “Sé ejemplo en … pureza” (1 Timoteo 4:12), “Huye de las pasiones juveniles” (1 Timoteo 2:22). Si estas órdenes no las pudiéramos cumplir los solteros, Dios nos las mandaría.
  2. “¡NO SÉ POR QUÉ NO PUEDO VENCER LA TENTACIÓN!”.- ¡Y qué vas a poder vencer si permites que tu mente esté llena y controlada por malos pensamientos, en vez de la Palabra de Dios!, ¡Cómo vencer si pasas más tiempo con tu enamorada(o) que con tu Dios!, ¡Cómo vencer si te alejas de las cosas espirituales y te acercas a las carnales y materiales!, Invierte esto y vencerás “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros” (Colosenses 3:16a).
  3. “SOY TAN FUERTE COMO SANSÓN, ASÍ QUE NUNCA VOY A CAER”.- Todo el que dice así, en vez de Sansón será zonzón, ya que el cuerpo humano es muy débil y nuestra naturaleza humana siempre está inclinada al mal. Jesús dice: “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” (Mateo 26:41).
  4. “PASTOR, NO SEA MAL PENSADO PORQUE ME VE SENTADA ENCIMA DE LAS PIERNAS DE MI ENAMORADO”.- Una jovencita le dijo esto a un pastor y después de unos meses el pastor la vio embarazada. Esta acción puede ser hecha sin malicia y hasta parecer inofensiva, pero lo cierto es que las caricias son como una escalera: comienza en el primer peldaño (no se puede retroceder) y termina en FORNICACION.

 

 

  1. Pienso que no son malas las caricias porque yo las hago sin malicia, además son cosas sin importancia, ¿Por qué dice que son malas si mi corazón está puro?
    Dice la Biblia: “Cazadnos las zorras, las zorras pequeñas, que echan a perder las viñas” (Cantares 2:15). Hay cosas pequeñas que parecen inofensivas, pero si se van acumulando entonces se vuelven peligrosas para nuestra vida espiritual. Si deseas meter un sapo en una olla de agua hervida, este animal al sentir el agua caliente saltará y escapará. Pero si primero lo metes en una olla de agua fría, y pones la olla al fuego para que el agua vaya calentando poco a poco, entonces cuando el sapo se de cuenta ya será demasiado tarde. Así trabaja Satanás con los cristianos: si nos presenta la tentación de frente la rechazaremos; pero si poco a poco nos convence de que hay cosas que no son malas como las caricias sexuales, entonces cuando nos demos cuenta ya será demasiado tarde y moriremos sancochados como el sapo. ¡Deja las caricias ahora que estás a tiempo!

Artículo tomado del libro ¡Jóvenes de Valor! La colección – Volumen 1
Adquiérelo en: http://jovenesdevalor.pe/tienda/

Víctor Zafra Samamé.
¿Tienes preguntas? Escríbenos a:
E-mail: victor.zafra@.hotmail.com
Envíanos tu e-mail para poder responderte. ¡Que Dios siga bendiciéndote!