Vamos al prostíbulo – me dijo un joven vecino hace años, lógicamente inconverso.

¡No! – le respondí – eso se llama FORNICACIÓN y Dios no quiere que los jóvenes hagan esas cosas, los fornicarios NO IRÁN al reino de los cielos. ¡¿Qué?!, ¡Pero si eso es normal!, ¡Todos los muchachos lo hacen!, ¡¿Cómo Dios te va a prohibir eso, si es normal?!

Realmente, mi joven vecino se sorprendió muchísimo al enterarse de la Palabra de Dios, lo noté en su rostro y en sus palabras, él estaba convencido de que la fornicación no era mala porque todos lo hacían, ¡Era como respirar! Lamentablemente hoy muchos jóvenes siguen creyendo lo mismo y pensando igual, pero la Palabra de Dios dice: “Huid de la fornicación cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca”. (1 Corintios 6:18).

¿Qué es fornicar? Es tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, esto es PECADO delante de los ojos de Dios.

Piensan muchas personas que la virginidad es un concepto antiguo de la edad media, pero ¡Eso no es cierto! ¡Lo decimos nosotros los jóvenes cristianos y solteros! del siglo XXI aunque se burlen a carcajadas!, ¡No somos de la edad media y creemos que la palabra de Dios NUNCA PASA DE MODA y que hoy día, en el año 2000 es muy feliz y bendecido, el joven y señorita que practica la abstinencia sexual y se mantiene virgen hasta llegar al matrimonio. Tendrá un matrimonio muy bendecido y prosperado, ¡Un hogar feliz! Aunque los “doctores” de este siglo digan que es normal mantener relaciones sexuales antes de casarse (“Nadie os engañe con palabras vanas” Ef. 5:6) y que para eso existen muchos métodos anticonceptivos, no lo haremos porque ahora vivimos para agradar a aquel Jesús que nos sacó de las tinieblas perdonando nuestros pecados, para darnos vida eterna y un corazón lleno de paz y gozo.

“Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aún se nombre ente vosotros, como conviene a santos”. (Efesios 5:3). ¿Por qué Dios no quiere que forniquemos?, ¿Acaso Dios no quiere que seamos “felices” y “gocemos” de nuestra juventud? Eso no es cierto

En primer lugar Dios no quiere que forniquemos porque es un pecado que nos lleva a la condenación y nos aparta del reino de Dios (1 Cor. 6:9-10). En segundo lugar porque la fornicación trae resultados que nos hacen infelices: ¿Por qué hay tantas madres solteras?, ¿Por qué hay tantos homicidios como los abortos?, ¿Por qué aquellos que se casaron sólo porque ella salió embarazada viven peleando todos los días?, ¿Por qué miles siguen muriendo con el SIDA? La respuesta es la misma: Por haber fornicado ¡Y por eso Dios nos manda NO FORNICAR!

Y en tercer lugar, aunque lo anterior se pueda evitar usando anticonceptivos y métodos para no salir embarazada ya que éstos métodos son “El ingenio de personas para seguir desobedeciendo a Dios”. El Señor quiere que no forniquemos porque nos trae consecuencias psicológicas grandes y para toda persona que tiene principios (y no un cerebro lavado por la ciencia, la modernidad y la moda) le traerá baja estima, depresión y una moral por los suelos a los ojos de Dios, porque perder la virginidad a través del acto sexual en fornicación, es perder un hermoso y gran tesoro de tu honor y dignidad, que se tiene reservado para la persona que realmente amamos y quien será nuestro esposo o esposa.

Jóvenes, en medio de todo esto ¡Es un orgullo y una alegría el poder decir: “Yo permanezco virgen porque amo y obedezco a Dios”! Dice la gente que no conoce a Dios: “Si sales embarazada, preocúpate, sino, síguelo haciendo”. Pero lo importante no es evitar salir embarazada, sino evitar quebrar esa hermosa y linda comunión con Dios por causa del pecado, de ahí que el varón también es afectado cuando fornica.

¿Qué decisión tomarás?, ¿Obedecer a Dios o seguir la corriente de este triste mundo sólo por no quedar “avergonzado” delante de tus amigos, a costa de tu felicidad y salvación eterna? Cristo te ama, ¡Acéptale en tu corazón! y únete a las filas de los jóvenes felices que podemos decir: ¡La virginidad no es medieval, es un concepto del siglo XXI! ¡Sigamos adelante!

  1. “QUE EL HOMBRE PUEDE HACER LO QUE QUIERE Y LA MUJER DEBE SER FIEL”.- Pero Dios da su mandamiento no solo a la mujer sino también al hombre. Por lo tanto para Dios no existe el machismo, y a los dos juzgará por igual.
  2. QUE TODAS LAS NOVIAS SE DEBEN CASAR DE BLANCO.- Sin embargo esto no es cierto porque el color blanco es símbolo de PUREZA, y si en realidad ya no hay pureza en nuestro cuerpo, podremos engañar a los hombres pero a Dios jamás.
  3. QUE NO ES MALO FORNICAR PORQUE TODOS LO HACEN.- Pero la Biblia nos enseña que el pecado no se define desde la posición del hombre, sino desde la posición de Dios. Su palabra dice: “Huid de la fornicación”. (1 Cor. 6:18) y todo el que la desobedece peca. El que la mayoría lo haga no significa que Dios lo aprueba. Los jóvenes cristianos debemos ser luz en las tinieblas.
  4. QUE EL JOVEN QUE NO TIENE RELACIONES SEXUALES ANTES DEL MATRIMONIO ANDA TODO “NERVIOSO” Y “LOQUITO”.- Mas nosotros los jóvenes de Cristo, no solo decimos que esto NO ES VERDAD, sino que lo demostramos. No estamos intranquilos por no tener sexo, somos normales y tenemos paz y tranquilidad, templanza y dominio propio porque este es el fruto del Espíritu Santo que reina en nuestro corazón (Gál. 5:22-23).

  1. ¿Cómo puedo hacer para huir y no caer en la FORNICACION?
    Ocupándote en muchas actividades, orando y llenando tu mente de la Palabra de Dios y no de pornografía, fotos de mujeres semi desnudas y conversaciones malas que solo traen malos deseos. La Biblia nos enseña que “La voluntad de Dios es vuestra santificación, que os apartéis de fornicación”. (1 Tes. 4.3). Si das cabida en tu mente a cosas malas entonces la tentación será mayor, pero si “La palabra de Cristo mora en abundancia en ti (Col. 3:16) entonces todos tus pensamientos y tu forma de hablar serán puros y Dios te llenará de poder y dominio propio para vencer la tentación (2 Tim. 1:7).
  2. ¿Es cierto que la mujer es el diablo? No, eso no es cierto. Algunas personas dicen esto porque se sienten muy débiles frente a una mujer de hermosa apariencia y en vez de reconocer su debilidad que es consecuencia de su falta de oración, comunión y entrega total a Dios, le echan la culpa al diablo diciendo que la mujer es el diablo. Que el enemigo Satanás use mujeres para querer hacernos caer es muy diferente, pero no olvidemos que el sólo presentará la ocasión de fornicar, mas la decisión de escoger es nuestra. José hijo de Jacob, huyó porque amaba a Dios y el Señor lo recompensó grandemente. (Gén. cap. 39).

Víctor Zafra Samamé.

¿Tienes preguntas? Escríbenos a:
E-mail: victor.zafra@.hotmail.com
Envíanos tu e-mail para poder responderte. ¡Que Dios siga bendiciéndote!